Los chipriotas miran impotentes cómo Turquía coloniza la Varosha ocupada


Crédito: Fani Zannetou / Agencia de Noticias de Chipre

Cientos de chipriotas, en su mayoría refugiados que huyeron del avance del ejército turco en 1974, se reunieron el jueves cerca de Varosha, el otrora cosmopolita balneario de Famagusta, para protestar contra la decisión de Erdogan de abrir la ciudad fantasma a pesar de las resoluciones de la ONU.

La manifestación tuvo lugar en un cruce a lo largo de una zona de amortiguación controlada por la ONU. El puesto de control, uno de los nueve desde los que los grecochipriotas y turcochipriotas pueden cruzar a ambos lados, se cerró en el lado turcochipriota como parte de las medidas para contrarrestar la propagación del Covid-19.

Crédito: Fani Zannetou / Agencia de Noticias de Chipre

Más de 39.000 residentes de la zona de Varosha huyeron tras la invasión turca, convirtiéndola en una inquietante ciudad fantasma. Desde 1984, los fallos que incluyen las Resoluciones 550 y 789 de la ONU han pedido a Turquía que entregue el control de Varosha a las Naciones Unidas para que sus residentes puedan regresar a sus hogares.

La resolución 550 (1984) del Consejo de Seguridad de la ONU considera inadmisible cualquier intento de asentar cualquier parte de Varosha por parte de personas que no sean sus habitantes y pide la transferencia de esta área a la administración de la ONU.


La resolución 789 (1992) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas también insta a que, con miras a la aplicación de la resolución 550 (1984), el área actualmente bajo el control de la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre se amplíe para incluir Varosha.

Sin embargo, todas las resoluciones de la ONU han caído en oídos sordos.

Para los turcochipriotas ataviados con las banderas turca y turcochipriota, aparentemente fue un momento de alegría presenciar un momento «histórico».

Pero, para los griegos como Kyriakos Charalambides, nativo de Varosha, que veían en televisión desde su casa de Nicosia, fue un momento de amargura y dolor. «Aunque esperaba esto, me estremecí al ver esos lugares familiares», dijo Charalambides, un dramaturgo, a Associated Press. «Es una pena que no se puede consolar … Varosha está perdido».

“Es un día terrible”, dijo la historiadora del arte y arqueóloga Anna Marangou, quien tenía 22 años cuando se vio obligada a huir.

En un sincero tuit, Thomas Kazakos, director general de la Cámara Naviera de Chipre, escribió sobre la amada ciudad natal que se vio obligado a abandonar tras la bárbara invasión de 1974.

El presidente Nicos Anastasiades calificó la medida de “ilegal”. Ya ha condenado la medida y dijo que presentaría un recurso ante el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Rusia dijo que reabrir la playa era inaceptable.

Tanto el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, como el jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, han expresado su preocupación por una acción que, según dijeron, podría aumentar las tensiones y socavar nuevos intentos de reiniciar las conversaciones.