Manuscritos antiguos digitalizados en el monasterio de Santa Catalina en el monte Sinaí


Un equipo de Grecia está fotografiando miles de manuscritos frágiles en el Monasterio de Santa Catalina en Egipto , informa Reuters. El raro tesoro incluye algunas de las primeras copias jamás hechas de los evangelios cristianos.

Los expertos griegos están fotografiando los invaluables manuscritos mediante un proceso complejo que incluye tomar imágenes con luz roja, verde y azul, y luego fusionarlas con software de computadora para crear imágenes en color de alta calidad.


“El Santo Monasterio del Monte Sinaí pisado por Dios” – el nombre oficial del monasterio – alberga la historia del cristianismo en los 4.500 manuscritos diferentes de su biblioteca. Aunque ha sobrevivido a siglos de guerras, en los últimos años ha sido blanco de fanáticos islamistas y está en peligro.

En los últimos años, los militantes islamistas han destruido numerosos artefactos y documentos culturales y religiosos en Siria e Irak.

En 2017, militantes islamistas atacaron un puesto de control de la policía egipcia cercano y mataron a un oficial. La situación en la zona sigue siendo volátil, y las autoridades del monasterio consideran importante finalizar la digitalización de los manuscritos para preservarlos en caso de ataque, informa Reuters.

El objetivo del proyecto es crear el primer archivo digital de los 4.500 manuscritos de la biblioteca, comenzando con aproximadamente 1.100 en los idiomas siríaco y árabe, que son particularmente raros. Llevará más de una década completar la monumental tarea.

El proyecto lo está llevando a cabo la organización sin fines de lucro Early Manuscripts Electronic Library, así como la biblioteca de la Universidad de California, Los Ángeles, en colaboración con el monasterio. La biblioteca de UCLA dijo que comenzará a publicar los manuscritos en línea, a todo color, a partir del otoño de 2019.

Un sitio del Patrimonio Mundial de suma importancia para el cristianismo

El monasterio de Santa Catalina se encuentra al pie del monte Sinaí, el sitio donde la tradición judeocristiana dice que Moisés vio la zarza ardiendo y recibió los Diez Mandamientos de Dios.

El lugar se considera sagrado para el cristianismo, el islam y el judaísmo. La UNESCO inscribió el área en su Lista del Patrimonio Mundial en 2002.

El Monasterio de Santa Catalina fue fundado en el año 527 d.C. construido por orden del emperador bizantino Justiniano I, es el monasterio cristiano más antiguo del mundo que todavía se utiliza para su función original.

La iglesia principal del monasterio es la Iglesia de Santa Catalina, que fue construida por el arquitecto bizantino Esteban de Aila al mismo tiempo que las murallas defensivas.

De los 4.500 manuscritos de su biblioteca, el más famoso es el “Codex Sinaiticus” del siglo IV, un manuscrito griego de la Biblia que contiene el Nuevo Testamento completo más antiguo que se conserva.

Otro manuscrito invaluable es el Codex Syriacus, una copia antigua de los Evangelios en idioma siríaco. Otros manuscritos cubren los campos de la ciencia, la medicina y los clásicos griegos.

Aunque atrae a peregrinos de todo el mundo, los habitantes cristianos del Sinaí siempre han pertenecido al mundo de habla griega y esto sigue siendo cierto hasta el día de hoy.

El enorme muro de granito que rodea el monasterio, de 2,5 metros (8,2 pies) de ancho y 11 metros (36 pies) de alto, ha logrado mantener alejados a los enemigos y nunca ha sido invadido o destruido durante casi 1500 años.

La tradición dice que el monasterio tomó su nombre de Catalina de Alejandría, una mártir cristiana condenada a muerte en la rueda. Sin embargo, la rueda no la mató y fue decapitada. Luego, los ángeles transportaron sus restos al Monte Sinaí. Alrededor del año 800 d.C., los monjes del Monasterio del Sinaí encontraron los restos de Santa Catalina.

Monte Sinaí y los musulmanes

El monte Sinaí también es un lugar sagrado para los musulmanes. Es venerado como Jebel Musa (“Monte Moisés”), el lugar donde Dios entregó su Ley. En 623 d.C., un documento firmado por el propio Profeta Muhammad, el Actiname (Santo Testamento), eximió a los monjes cristianos del Monasterio de Santa Catalina de los impuestos y el servicio militar habituales y ordenó que los musulmanes proporcionaran a la comunidad toda la ayuda que pudieran.

En cuanto a los monjes, devolvieron la ayuda que habían recibido al permitir la conversión de una pequeña capilla cruzada dentro del monasterio en una mezquita entre 1101 y 1106 durante el Califato fatimí (909-1171).

La pequeña mezquita estuvo en uso regular hasta la época del gobierno de los mamelucos a finales del siglo XIII, cuando comenzó a sufrir un largo período de abandono. Finalmente fue restaurado a principios del siglo XX. Hoy, los musulmanes locales usan la mezquita en ocasiones especiales.