Cuando la princesa Diana voló a Grecia por su «querido amigo»


El 18 de septiembre de 1996, Diana, la princesa de Gales, realizó un viaje sorpresa a la isla griega de Evia para presentar sus últimos respetos a su “querido amigo” que había fallecido varios días antes.

La «Reina de Corazones» de Gran Bretaña había desarrollado una estrecha amistad con Giannis Kaliviotis, de 27 años, quien había estado hospitalizado durante meses en el Royal Brompton Hospital de Londres.

Había sufrido toda su vida de fibrosis quística, una enfermedad genética progresiva que causa infecciones pulmonares persistentes y limita la capacidad de respirar con el tiempo.


Giannis, un abogado en ejercicio en Chalkida, la ciudad más grande de Evia, fue trasladado a Londres en 1995, donde recibió tratamiento durante casi 18 meses.

La princesa Diana lo conoció en Brompton durante una de sus muchas visitas a los hospitales de Londres. Se dice que ella estaba extremadamente conmovida por su absoluta determinación de combatir la enfermedad.

Desarrolló una estrecha amistad con Giannis e incluso lo invitó a cenar en el Palacio de Buckingham.

Una vez que se enteró de su muerte, abordó un jet privado que le ofreció un multimillonario griego y voló a Atenas. Luego viajó en automóvil a la ciudad natal de Giannis, Limni, en Evia.

Diana presentó sus respetos a la familia Kaliviotis y visitó la casa de Giannis. Luego caminó hasta la iglesia local, al igual que todos los demás dolientes, para su ceremonia fúnebre.

A lo largo de este emotivo día, fue acompañada por el arzobispo local, Pavlos Ioannou.

Ioannou le dijo a la congregación durante la ceremonia fúnebre que «Dios la envió en este momento difícil para dar valor a la familia de Giannis».

En el momento de su visita a Grecia, Diana era objeto de un mayor escrutinio de los medios de comunicación en todo el mundo, ya que su matrimonio acababa de terminar en divorcio un mes antes, el 28 de agosto de 1996.

Diana murió casi exactamente un año después en un accidente automovilístico en un túnel de París el 31 de agosto de 1997.