Kalavryta: la masacre nazi más sangrienta de Grecia


El 13 de diciembre de 1943 marca la fecha de la peor atrocidad cometida en Grecia por las fuerzas de ocupación nazis, ya que más de 500 civiles inocentes fueron ejecutados y toda la ciudad de Kalavryta fue incendiada hasta los cimientos.

La masacre de Kalavryta,  también conocida como el Holocausto de Kalavryta, fue llevada a cabo por la 117 División Jäger del ejército alemán. El exterminio de la población masculina de Kalavryta fue una represalia por la ejecución de 68 soldados alemanes que habían sido capturados por la Resistencia griega.

Guerrilleros de la Resistencia Kalavryta

La «Operación Kalavryta», o «Unternehmen Kalavryta», fue un acto de represalia típico alemán en áreas donde había una intensa actividad guerrillera. Estaba dirigida contra la población civil de la región y fue una de las más bárbaras llevadas a cabo por el Wermacht, no solo en Grecia, sino en Europa.


Las regiones de Kalavryta y Aegialian habían desarrollado fuertes fuerzas de resistencia desde principios de 1943. El ejército alemán comenzó a preocuparse por las crecientes actividades revolucionarias y quiso destruirlas con una operación que incluyó bombardeos, incendios y ejecuciones.

 

Guerreros de la Resistencia Kalavryta durante la Segunda Guerra Mundial

La orden de llevar a cabo esta operación se dio después del asesinato del Hauptmann Hans Schober por las fuerzas de la Resistencia, en la Batalla de Kerpini el 17 de octubre de 1943, cuando fueron capturados 86 soldados alemanes.

Las tropas alemanas iniciaron el ataque desde las tres ciudades griegas de Trípoli, Aegio y Patras, y finalmente terminaron en Kalavryta. En el camino, quemaron, saquearon y destruyeron todo a su paso.

Su camino de destrucción incluyó los pueblos de Rogi, Kerpini, Zachlorou, Souvardos, Vrachni, Kalanos, Vlasia, Manesi, Saradi, Massi y otros, así como el Santo Monasterio de la Gran Cueva y el Monasterio de Omlou, al sur de Patras..

Soldados alemanes entrando en Kalavryta

El 9 de diciembre, los nazis entraron en Kalavryta. Muchos residentes ya habían abandonado la aldea por temor a represalias, pero los alemanes pidieron a los kalavrytianos que regresaran con la seguridad de que no resultarían heridos. De hecho, el comandante alemán Ebersberger dio su supuesta «palabra de honor militar» para apaciguar a los inquietos y asustados residentes.

Después de quemar las casas de los combatientes rebeldes y buscar a los alemanes heridos en la batalla de Kerpini, el 12 de diciembre comenzaron a empacar para salir de la ciudad.

Pero temprano en la mañana del 13 de diciembre, nuevas fuerzas del ejército alemán llegaron a la ciudad, junto con muchos oficiales superiores. Los alemanes tocaron las campanas de la iglesia de la ciudad y ordenaron a toda la gente que se reuniera en la escuela primaria, trayendo consigo una manta y comida para un día.

Allí, separaron a los hombres de las mujeres y los niños. Se les dijo a las mujeres y los niños que se quedaran en la escuela, mientras que todos los hombres mayores de 14 años fueron llevados en grupos al campo cercano llamado Kapi Rake. El campo estaba en una pendiente y tenía la forma de un anfiteatro, ofreciendo una vista completa de la ciudad. Esto también significaba que era un área difícil de escapar.

Los alemanes procedieron a prender fuego a la escuela para que los hombres pudieran ver.

Momentos después, después de que se vieron obligados a observar el horror, los nazis ametrallaron a todos los hombres en el lugar. Según el historiador alemán Hermann Frank Meyer, el jefe de las fuerzas alemanas, el general Karl von Le Suire, había dado órdenes claras de registrar con precisión todos los nombres de las víctimas de la ejecución.

En total, 499 personas fueron asesinadas ese día en Kalavryta. En realidad, doce hombres lograron sobrevivir sin que los alemanes lo supieran, mientras que el número total de víctimas llegó a 677 en la región más amplia de Kalavryta y las aldeas vecinas.

Los alemanes quemaron toda la ciudad de Kalavryta

Las mujeres y los niños que quedaron atrapados en la escuela primaria fueron casi consumidos por las llamas, pero finalmente escaparon rompiendo las ventanas y puertas. Existe el rumor de que un soldado austriaco al que se le había confiado su custodia dejó una puerta abierta para que pudieran huir.

Los aproximadamente 1.000 edificios de Kalavryta fueron quemados por los alemanes, que también confiscaron 2.000 cabezas de ganado pertenecientes a los aldeanos.

La masacre fue conmemorada en el libro de 2014, Hitler’s Orphan: Demetri of Kalavryta , de Marc Zirogiannis. Esta novela histórica cuenta la historia de la masacre desde la perspectiva de la familia Zirogiannis.

En abril de 2000, el entonces presidente de la República Federal de Alemania, Johannes Rau, visitó el sitio conmemorativo en Kalavryta y expresó vergüenza y pesar por la tragedia. Un museo dedicado al Holocausto de Kalavryta ahora está abierto en la antigua escuela primaria donde los nazis separaron por primera vez a los hombres de las mujeres y los niños.