El Titanic griego: El naufragio que costó más de 4.000 vidas


Naufragio de Oria

Una de las peores tragedias marítimas de la historia tuvo lugar en Grecia y costó casi cuatro veces más vidas que el Titanic; sin embargo, el hundimiento de «Oria» en el golfo Sarónico en febrero de 1944 sigue siendo en gran parte desconocido.

La historia de fondo de Oria comienza en septiembre de 1943, dos años antes del final de la Segunda Guerra Mundial. Italia había capitulado (8 de septiembre de 1943) y los alemanes dominaban el Dodecaneso. El ejercito italiano se había rendido y estaba bajo custodia alemana.

En la tarde del 11 de febrero de 1944, 4.046 soldados italianos fueron apilados en las bodegas del barco noruego que se encontraba en Rodas después que fuera requisado por las autoridades alemanas. Oria fue un barco de 2.127 toneladas construido en Inglaterra en 1920.


Naufragio de Oria

El barco partió en las primeras horas de la tarde de Rodas en malas condiciones climáticas con destino al puerto del Pireo. Durante el viaje, Oria fue atacado por barcos ingleses y un submarino holandés, pero logró escapar con la ayuda de tres destructores ligeros que lo acompañaban.

En la noche del 12 de febrero, el barco chocó con una roca cerca del islote Patroklos (Gaidouronisi) (latitud, 37 ° 39 ‘norte, longitud 23 ° 59’ este) frente a la playa de Legrena, a solo 25 millas al SE del puerto de El Pireo. El barco comenzó a hundirse. Casi todos los prisioneros italianos que estaban hacinados en las bodegas se ahogaron.

Naufragio de Oria

En total, 4.074 personas perdieron la vida en el naufragio (4.025 italianos, 44 alemanes y 5 tripulantes). Solo sobrevivieron 28 personas (21 italianos, 6 alemanes y el ingeniero griego del barco).

El hundimiento del Oria no solo se debió al mal tiempo y la mala gestión del capitán del barco noruego, sino principalmente al hacinamiento, el sobrepeso de las bodegas y la vejez del barco.

Sin embargo, este trágico naufragio con las 4.074 víctimas mortales, que supera con creces al del Titanic (1.523 muertos), no se registró en ningún lugar en ese momento. Las autoridades portuarias griegas, el Ministerio de Marina Mercante y los periódicos de Atenas no informaron del naufragio de Oria. La censura nazi prohibió cualquier tipo de publicidad del evento.

En los años que siguieron, muchos buzos exploraron el naufragio de Oria y dieron descripciones impactantes. Los restos del barco se encuentran a una profundidad de 28 a 42 metros.