¿Cómo se Trataba el Cáncer en la Antigua Grecia?


cáncer

Aunque el primer caso de cáncer se registró en Egipto en 1600 a. C., fue Hipócrates (410-360 a. C.), padre de la medicina, quien identificó y dio el nombre de “cáncer” a la enfermedad que asola a la humanidad hasta el día de hoy.

Hipócrates el padre de la medicina

Hipócrates describió varios tipos de cáncer, llamándolos «karkinos», la palabra griega para cangrejo, o karkinoma (carcinoma). La palabra vino de la aparición de la superficie cortada de un tumor maligno sólido, con las venas estiradas por todos lados como patas de cangrejo.

La concepción de Hipócrates sobre el cáncer era la teoría humoral, ya que creía que el cuerpo contenía cuatro humores (fluidos corporales), a saber, sangre, flema, bilis amarilla y bilis negra. Cualquier desequilibrio de estos fluidos daría como resultado una enfermedad y se pensó que el exceso de bilis negra en un órgano en particular causaba cáncer.


En el siglo II d. C., Galeno llamó a los tumores benignos “oncos”, de la palabra griega para tumor, hinchazón o bulto, reservando los karkinos de Hipócrates para los tumores malignos.

La teoría humoral del cáncer fue estándar durante la Edad Media durante más de 1300 años. Durante ese período, las autopsias estaban prohibidas por razones religiosas, lo que limitaba los conocimientos sobre el cáncer. El tratamiento basado en la teoría humoral siguió siendo popular hasta el siglo XIX, cuando se descubrieron las células.

Dado que la antigua tradición griega prohibía abrir el cuerpo, Hipócrates solo describió e hizo dibujos de tumores visibles en la piel, la nariz y los senos. El tratamiento se basó en la teoría humoral. Según el humor del paciente, el tratamiento consistió en dieta, sangrado y o laxantes.

Hipócrates creía que el cáncer era el resultado de un exceso de bilis negra en cualquier parte posible del cuerpo. 

Si el bazo no eliminara esta bilis, el paciente desarrollaría algún tipo de cáncer, también había descrito síntomas tempranos como un sabor amargo en la boca que iría acompañado de pérdida de apetito.

Tipos de Cáncer

Los médicos de la época describieron diferentes tipos de cáncer, incluidos los ocultos y obvios, el adquirido y el no adquirido, así como los tamaños de los tumores que varían desde tan pequeños como un globo ocular hasta tan grandes como un melón. Los antiguos griegos incluso habían notado la presencia de dilatación vascular en casos de cáncer.

Según Galen, los tipos más comunes de cáncer fueron el de útero y el de mama que se encuentran en las mujeres.

Al examinar al paciente, los antiguos médicos griegos notaron que el tumor canceroso era palpable y algo duro al tacto, de forma irregular, adherente al tejido circundante con dilatación de las venas, bastante frío en temperatura y a veces se formaban llagas en algunas áreas del cuerpo causando hinchazón y no estaba acompañada de fiebre, otro síntoma característico del cáncer se registró como dolor agudo y hemorragia.

Tratamiento en la antigua Grecia

Con respecto al tratamiento, los médicos le daban al paciente soluciones médicas y si no lo ayudaba, procedían a extirpar el tumor con cirugía. Utilizaron hierbas como asclepia, liquen, aristolochia, dragonvosis, eritematoso, eribuminus, ellevaros, pasas de uva y otras.

Para eliminar la bilis negra maligna, realizaron una flebotomía. Si eso no fuera suficiente, extirpaban el tumor mediante cirugía, si era posible y procedían a cauterizar los vasos circundantes para detener una hemorragia excesiva y peligrosa.

Después de la cirugía, el paciente tenia que seguir una dieta y un programa de ejercicios específicos para mejorar su salud y sentirse mejor.

Sin embargo, la gran cantidad de hierbas y medicinas utilizadas indica que los médicos antiguos ya sabían cuán bajas eran las posibilidades de que un paciente con cáncer sobreviviera a la enfermedad.