La Superstición del Espejo Roto Comenzó en la Antigua Grecia

Por Barry Markovsky


Espejo Roto
Mucha gente en todo el mundo todavía cree que si rompes un espejo tendrás siete años de mala suerte. Crédito: James Milstid / CC BY-NC-SA 2.0

Tanto en la antigua Grecia como en el Imperio Romano, se pensaba que las imágenes reflejadas tenían poderes misteriosos. Se creía que dañar un espejo invitaba a la ira de los dioses. 

Por Barry Markovsky

Toda cultura humana tiene supersticiones . En algunas sociedades asiáticas, la gente cree que barrer un piso después de la puesta del sol trae mala suerte y que es una maldición dejar los palillos en un cuenco de arroz.

En los Estados Unidos, algunas personas entran en pánico si accidentalmente caminan debajo de una escalera o ven a un gato negro cruzarse en su camino. Además, muchos edificios altos no etiquetan sus pisos 13 como tales debido a la asociación de ese número con la mala suerte.


Se desconocen los orígenes de muchas supersticiones. Otros se remontan a épocas específicas de la historia. En esta segunda categoría se incluye una superstición que tiene entre 2.000 y 2.700 años: romper un espejo trae siete años de mala suerte.

Sucedió que tanto en la antigua Grecia como en el Imperio Romano, se pensaba que las imágenes reflejadas tenían poderes misteriosos. Es probable que en uno de estos tiempos y lugares la superstición del espejo roto comenzó a ganar popularidad.

Como psicólogo social que estudia las diversas formas en que las personas se influyen entre sí, me fascina cuando los grupos generan creencias que son puras «construcciones sociales» sin tener necesariamente ninguna base en la realidad. Sostengo que la superstición sobre los espejos rotos puede tener sus raíces en estas antiguas creencias.

Orígenes históricos de la superstición del espejo roto

Los griegos creían que el reflejo de uno en la superficie de un charco de agua revelaba su alma. Pero fueron los artesanos romanos quienes realmente aprendieron a fabricar espejos a partir de superficies de metal pulido y creían que sus dioses observaban las almas a través de estos dispositivos. Dañar un espejo se consideraba tan irrespetuoso que la gente pensó que obligaba a los dioses a hacer llover mala suerte sobre alguien tan descuidado.

Alrededor del siglo III, los espejos se fabricaban con vidrio y la rotura se volvió mucho más común. Pero los romanos no creían que la mala suerte resultante duraría para siempre. Creían que el cuerpo se renovaba cada siete años.

La creencia de que la buena suerte eventualmente regresaría fue sin duda reconfortante, y las personas siempre han tendido a creer cosas que los hacen sentir bien, incluso cuando no son ciertas.

Orígenes psicológicos y sociales

La mente humana busca de forma continua e inconsciente patrones útiles. Por ejemplo, sobrevivimos reconociendo los patrones de alimentación y colocándonos en los lugares correctos en el momento adecuado para las comidas. También evitamos lesiones o la muerte al cruzar una calle concurrida al reconocer los patrones de tráfico. Alimentarse y evitar ser aplastado en el tráfico implican aprender patrones reales de causa y efecto.

A veces, sin embargo, nuestros cerebros infieren patrones de causa y efecto que no son reales. Suponga que un amigo le da un «centavo de la suerte». Eres escéptico, pero pasan unos días y no pasa nada malo. Aunque es solo una coincidencia, su cerebro aún puede inferir un patrón y puede comenzar a creer que el centavo causó la racha de la buena suerte. Nace una superstición.

También adquirimos creencias supersticiosas durante la socialización, aprendiendo sobre ellas de los padres y otras autoridades de confianza cuando aún somos jóvenes y estamos abiertos a un mundo lleno de posibilidades mágicas. Entonces nuestras supersticiones circulan indefinidamente entre familiares y amigos, reforzadas por el boca a boca, las redes sociales y los medios de comunicación. Cuanta más gente apoye la superstición, más creíble parecerá y más tiempo persistirá.

¿Útil o dañino?

Si ocurre una superstición que nos hace más cautelosos frente a los espejos, no hay nada de malo en eso. De manera más general, las supersticiones pueden reducir el estrés y mejorar el rendimiento cuando nos encontramos en situaciones difíciles. También puede ser divertido e interesante hablar de ellos y promover la solidaridad grupal.

Por otro lado, es necesario proceder con precaución. Las supersticiones son creencias falsas que a menudo pueden producir ansiedad y culpa. Pueden hacernos sentir responsables de los malos resultados que no causamos, o malgastar nuestra energía buscando atajos insostenibles hacia los resultados deseados.

El sentido común por sí solo debería ser motivo suficiente para disuadirnos de romper espejos.

Barry Markovsky es profesor emérito de sociología de la Universidad de Carolina del Sur . El artículo se publicó en The Conversation  y se vuelve a publicar aquí bajo una licencia Creative Commons.

 

Vea las últimas noticias de Grecia y el mundo en Greekreporter.com . Comuníquese con nuestra sala de redacción para informar una actualización o enviar su historia, fotos y videos. Siga a GR en Google News y suscríbase aquí a nuestro correo electrónico diario.