La Trágica Historia de la Caída de Ícaro

Por Gabi Ancarola


caída de Ícaro
El lamento por Ícaro de H. J. Draper. La historia de Ícaro es una de las más conocidas de la mitología griega. Crédito: dominio público

La historia de Ícaro es una de esas leyendas de la mitología griega que fascina al público por el deseo de Ícaro de ir más allá de las fronteras humanas y las trágicas consecuencias que esto trajo.

La historia de Dédalo e Ícaro en la mitología griega cuenta la historia de un padre y un hijo que usaron alas para escapar de la isla de Creta.

Ícaro se ha vuelto más conocido como el volador que cayó del cielo cuando la cera que unía sus alas se derritió por el calor del sol.

La historia de Ícaro comienza en Creta.

La leyenda del Ícaro mitológico está estrechamente relacionada con una serie de otras narraciones centradas en Creta, el lugar donde Dédalo trabajó como artesano y construyó un laberinto para mantener bajo control al temido Minotauro.


La trágica caída de Ícaro comienza con su padre, de hecho, él sufrió y pagó las hazañas de Dédalo.

Dédalo solía trabajar como artesano en Atenas, junto con un hábil aprendiz llamado Talus. En un momento de rabia y celos, Dédalo empujó a Talus fuera de la roca de la Acrópolis, pero no pudo matarlo.

La diosa Atenea convirtió al aprendiz en un pájaro y Dedalus, acusado de asesinato, se vio obligado a buscar refugio en Creta.

Una vez en la isla del Minotauro, Dedalus comenzó una nueva vida trabajando en el palacio del Rey Minos. Se casó con Naucrate, una esclava, que dio a luz a Ícaro.

Bajo las órdenes del rey Minos, se le pidió a Dédalo que construyera un espacio capaz de contener al Minotauro. Pero en lugar de idear una celda de prisión, Dedalous decidió que un laberinto complejo sería el mejor lugar para esconder al monstruo.

Fue una construcción tan perfecta que aquellos que entraron al laberinto nunca pudieron salir.

Sin embargo, la existencia de un Minotauro era un secreto para la mayoría de los habitantes de la isla y, queriendo que el monstruo siguiera siéndolo, el rey encerró a Dédalo y su familia para que el secreto nunca fuera revelado.

Astutamente, Dedalus elaboró ​​una idea para escapar que no requería atravesar tierra o mar. La única forma posible de que pudieran salir de la isla habría sido poder volar.

Así, Dedalus comenzó a recolectar plumas de pájaros que luego se transformaron en alas pegadas con cera. Un par de alas iba a ser para él y el otro para Ícaro, su hijo.

No vuele demasiado cerca del sol

Cuando llegó el momento de escapar, Dedalus advirtió a Ícaro que no volara demasiado cerca del sol, pero no escuchó a su padre y cayó al mar cuando, después de acercarse demasiado al sol, la cera de sus alas se derritió y cayó. aparte.

Expresiones de los miedos humanos y la naturaleza, los símbolos representan la sabiduría y la verdad intuitivas profundas. Expresan con palabras todo lo que es difícil de comprender por la razón.

El vuelo de Ícaro podría verse bajo la luz del equilibrio, el equilibrio y la moderación. Un compromiso entre el riesgo de volar demasiado alto, derritiendo la cera con el sol, o demasiado bajo, apelmazando las alas por el rocío del agua.

La moraleja del mito advierte contra la búsqueda innecesaria de satisfacción instantánea, en cierto modo subyacente a la idea de sophrosyne (griego: σωφροσύνη), término que significa salud mental, implicando autocontrol guiado por el conocimiento y el equilibrio.

Vea las últimas noticias de Grecia y el mundo en Greekreporter.com . Comuníquese con nuestra sala de redacción para informar una actualización o enviar su historia, fotos y videos. Siga a GR en Google News y suscríbase aquí a nuestro correo electrónico diario.