Circe, la Primera Bruja de la Mitología Griega

Por Luis Ospino


Circe bruja griega
“Circe ofreciendo la copa a Ulises”, de John William Waterhouse, 1891. Circe fue una de las mujeres más mortíferas de la mitología griega. Crédito: dominio público

Las brujas han tenido una historia larga y elaborada, incluso desde la antigua Grecia. Gracias a Homero y su épica historia de aventuras La Odisea, conocimos a Circe, a quien a menudo se la ha identificado como la primera bruja de la mitología griega.

Circe era una de las mujeres más peligrosas con las que podía encontrarse un hombre. Era conocida por seducir a los hombres, atraerlos a su isla y nunca dejarlos ir.

Cuando los hombres, enloquecidos por su deseo de tocarla, visitaron la isla, ella los tomó desprevenidos y usó un hechizo para transformarlos en cerdos, atrapándolos para siempre en sus cuerpos ignominiosos.

Circe en la Odisea de Homero

En la Odisea, Homero describe cómo Ulises y sus compañeros, después de abandonar finalmente el país de los Lestrygons (gigantes caníbales) con vida, ven la isla de Aeaea, la tierra de Circe. Ulises ordenó desembarcar a la mitad de la tripulación y se quedó en los barcos con el resto.


Circe
Circe rodeada de sus animales hechizados. Crédito: dominio público.

Circe invitó a los marineros a un banquete, encantó la comida con una de sus pociones y luego usó su varita mágica para transformarlos en cerdos. El único que logró escapar de ella fue Euríloco, quien desde el principio sospechó una traición. Notificó a Ulises y a los demás que se habían quedado en el barco de los trucos de la bruja.

Ulises va solo a rescatar a su tripulación, y mientras pensaba en un plan para liberarlos, se le aparece Hermes (el mensajero de los dioses), quien le revela el secreto para superar las artes mágicas de Circe: debe agregar al vino que ella le proporciona una planta mágica llamada Moly, que lo hará inmune a cualquier hechizo.

Cuando Circe no pudo convertirlo en un animal, Ulises la obligó a devolver a su tripulación a su forma humana. Circe eventualmente se enamoraría de Ulises y lo ayudaría en el viaje a casa después de que él y su tripulación pasaran un año con ella en la isla.

Otras leyendas

Cerca del final de la obra poética de Hesíodo llamada Teogonía, se menciona que Circe tuvo tres hijos de Ulises: Agrio, Latino y Telegonus, que gobernaron a los Tirsos (los etruscos).

Los autores posteriores suelen nombrar solo a este último como su hijo, que, cuando llegó a la edad adulta, fue enviado por Circe a buscar a su padre. En una pelea entre los dos, Telegonus hiere mortalmente a Ulises con una lanza envenenada. Sabiendo que era el asesino de su padre, él y Penélope se llevaron el cadáver a la isla de Circe, y posteriormente ambos marchan juntos a las Islas de los Benditos.

En las épicas Argonauticas del siglo III a. C., Apolonio de Rodas narra que Circe purificó a los argonautas con la muerte de Apsyrtus; tal vez reflejando una antigua tradición. En este poema, los animales que la rodean no son sus amantes, sino bestias primitivas.

Circe también se enamoró de Pico, un famoso adivino de la antigua Italia. Como se dice, Pomona; la diosa romana de las frutas y los jardines, era la preferida por él, y cuando la hechicera se enteró; lo transformó en un pájaro carpintero, pero conservando los poderes proféticos que había poseído como hombre.

Vea las últimas noticias de Grecia y el mundo en Greekreporter.com . Comuníquese con nuestra sala de redacción para informar una actualización o enviar su historia, fotos y videos. Siga a GR en Google News y suscríbase aquí a nuestro correo electrónico diario.