Arroz, el Regalo Griego Subestimado del Mundo Oriental

Por Giorgio Pintzas Monzani


bowl de arroz
El arroz integral, rojo, salvaje y blanco han sido beneficios para la humanidad desde tiempos inmemoriales hasta el presente. El griego Alejandro Magno trajo el arroz a Occidente. Crédito: Earth100/CC BY-SA 3.0

El arroz es uno de los alimentos más importantes a nivel mundial, siendo todos conscientes de su valor en todo el mundo; pero este cereal de color blanco nacarado tardó mucho en formar parte de las antiguas culturas europeas, pasando muchos años antes de que se entendieran sus verdaderas propiedades y usos.

Por Giorgio Pintzas Monzani

El arroz, el cereal más cultivado del mundo, es la principal fuente de alimento para aproximadamente la mitad de la población mundial.

Gastronómicamente hablando, representa la base de muchas cocinas internacionales, principalmente de países asiáticos.


India lidera hoy el mercado de exportación, cubriendo casi 44 millones de hectáreas de tierra cultivada, y cuenta con la mayor cantidad de variedades de arroz producidas. También históricamente hablando, la patria cultural del producto se identifica en la India.

La importancia alimenticia del grano es igual a la religiosa, haciendo del grano de arroz casi una bandera nacional de ese país.

Como todos sabemos, este cereal excepcionalmente útil tardó mucho en ingresar a las antiguas culturas europeas, e incluso después de que lo hizo, desafortunadamente pasaron muchos años antes de que se entendieran y explotaran sus propiedades y usos reales.

Las conquistas del griego Alejandro Magno llevaron el arroz a Occidente

La expedición de Alejandro fue la primera verdadera globalización de la historia humana: un viaje de conquistas que fue mucho más allá de sus hazañas militares, abrió las puertas a un desarrollo cultural y mercantil sin precedentes.

Y es gracias a sus viajes que los territorios europeos descubrieron el uso y aprovechamiento de muchos nuevos tipos de alimentos.

Durante las campañas militares, siempre faltaban los suministros de alimentos del ejército de Alejandro, lo que dificultaba la búsqueda del gran líder para llegar a los confines de la tierra. Los viajes de conquista del joven rey macedonio acabaron, pues, en la India, al amotinarse su ejército tras pasar muchos años alejado de sus familias y de su patria.

Y es gracias a esta última parada, la India, que Alejandro descubre la importancia y el valor del arroz; no solo eso, se lo llevó consigo en su viaje a casa.

Los escritos de Seleucus Nicator afirman que Alejandro alimentó a las tropas con arroz

Seleucus I, un general del ejército macedonio y luego gobernante del imperio de Alejandro, cuenta cómo el arroz tuvo una función clave en la alimentación del ejército en ese momento. Según sus testimonios de la campaña posterior a Macedonia, durante el último período de su estadía en Bactria, Alejandro se vio obligado a cambiar los hábitos alimenticios de sus hombres y adaptarse a los alimentos de esa tierra desconocida.

En consecuencia, les presentó tres nuevos alimentos: sésamo, dátiles y arroz.

Este último alimento, por supuesto, ya se había cultivado y consumido durante incontables siglos en tierras asiáticas.

El impacto en la cultura occidental se retrasó

Gracias a Alejandro, el arroz llegó por fin a las tierras mediterráneas y al imperio macedonio; sin embargo, no se usó de inmediato como un componente alimentario común.

La importación del cereal pasaba por Alejandría en Egipto, a través de la “Puerta de la Pimienta”, la ruta del comercio de especias en ese momento. Increíblemente, es de hecho como una «especia» que el arroz se definió en ese momento, en otras palabras, un elemento exótico para usar con moderación en la vida diaria.

Durante los primeros siglos de su aparición en occidente se prefirieron los granos y cereales que ya estaban presentes y cultivados históricamente en Europa, quedando el arroz para ser utilizado únicamente en medicina y cosmética.

El uso del arroz en medicina, solo en cosmética fue un gran descuido

El principal uso del cereal en aquellos primeros tiempos era como tratamiento contra los trastornos digestivos y gástricos. Esta evaluación fue común a muchos médicos y eruditos del período posterior a las conquistas macedonias.

Los romanos habían desarrollado remedios efectivos para combatir la inflamación intestinal. Incluso Galeno, el médico de los más grandes gladiadores romanos, la utilizó para tratar las diversas patologías de estos luchadores.

Pero, ¿de dónde viene esta teoría?

Debemos dar un paso atrás, exactamente un siglo antes de los acontecimientos de Alejandro. Alrededor del siglo V a. C., varios viajeros griegos y persas llegaron a las regiones de la moderna Etiopía, hablando de un extraño cereal, ajeno al mundo mediterráneo, con poderosas propiedades curativas.

Incluso Sófocles, el dramaturgo griego, lo menciona así en uno de sus textos. Por lo tanto, es esta creencia de que la planta de arroz se usó solo como medicina, lo que sería la práctica de los médicos durante las generaciones venideras, lo que pospuso su entrada en el reino de los alimentos para los europeos.

Las primeras recetas comienzan a abrirse camino hacia Occidente

A pesar de los primeros malentendidos sobre el nuevo cereal en la cocina, los habitantes de la cuenca mediterránea habían heredado muchas recetas que acabaron siendo recreadas en tierras mediterráneas, según testimonios culinarios asiáticos.

Por ejemplo, Aristófanes, el antiguo escritor griego de comedias, en sus versos se refiere a una receta para un rollo de arroz, que probablemente escuchó de historias y cuentos de viajeros persas.

Incluso Sófocles se suma a la historia del arroz en Europa, registrando que los etíopes hacían pan con harina de arroz.

Gracias a los viajes del joven rey macedonio Alejandro, los territorios mediterráneos tomaron mucha más conciencia de un mundo que no les pertenecía.

A pesar de la gran oportunidad de desarrollar y potenciar un producto tan fundamental para muchos otros pueblos; el destino del arroz permaneció durante siglos casi inalterado.

De hecho, la comprensión completa del potencial del cereal no llegó hasta su cultivo en los países mediterráneos hacia el siglo XV d.C.; gracias a la llegada de los aragoneses al sur de Italia.

Esto finalmente ocurrió casi un milenio después de que los largos viajes comerciales desde Asia habían convertido al arroz en un producto casi de nicho; algo tan preciado que se consideraba una especia.

Ciertamente, sin embargo, no se ha perdido tiempo desde entonces, dada la importancia y omnipresencia de este alimento en la cultura europea actual.

Casi podemos tener ganas de perdonar a nuestros antepasados ​​por este descuido cuando nos damos cuenta de cuánto disfrutamos el arroz en todas sus permutaciones hoy en día, incluso en la cocina griega.

Somos… lo que solíamos comer.

Giorgio Pintzas Monzani es un chef, escritor y consultor greco-italiano que vive en Milán. Su página de Instagram se puede encontrar aquí.

Vea las últimas noticias de Grecia y el mundo en Greekreporter.com . Comuníquese con nuestra sala de redacción para informar una actualización o enviar su historia, fotos y videos. ¡ Sigue a GR en Google News y suscríbete aquí a nuestro correo electrónico diario!