La Historia del Kombolói, o «Perlas de Preocupación Griegas»


El Komboloi puede ser uno de los símbolos más típicos de la mentalidad relajada de Grecia que se ha establecido ampliamente tanto en Grecia como en Chipre desde mediados del siglo XX.

Sin embargo, la historia de este símbolo griego y sus orígenes se remontan a tiempos inmemoriales, cuando los monjes del Monte Athos comenzaron a hacer hebras de cuentas atando nudos en una cuerda a intervalos regulares para rezar a Dios.

Sin embargo, en los tiempos modernos, los komboloi a menudo no están diseñados con fines religiosos o ceremoniales, sino más bien para divertirse y relajarse.


Ya sea en la calle, en un avión o en un concurrido centro de kafeneion, encontrará personas jugando con sus cuentas de preocupación de diferentes maneras, incluso haciendo giros y trucos con ellas, dejando ir el estrés y las preocupaciones mientras una cuenta se mueve deliberadamente hacia el otro.

El placer de la acción y el chasquido de las cuentas convierte el rendimiento general en un movimiento sencillo que, según se informa, ayuda a aliviar la tensión. ¿Y quién no necesita eso en estos días?

La palabra griega moderna komboloi deriva de kombos (nudo) y logio (colección) o del verbo leo (decir). Se dice que es la abreviatura de la frase “en cada nudo digo una oración”.

Esta etimología explica el hecho de que el komboloi en realidad evolucionó de komboskini, la palabra griega para cuerda de oración.

Las perlas de preocupación se pueden construir a partir de cualquier tipo de perla, aunque se prefieren el ámbar, la resina de ámbar (como el faturano) y el coral, ya que se cree que son más agradables de manejar que los materiales no orgánicos como el metal o los minerales.

Las cuentas de preocupación griegas generalmente tienen un número impar de cuentas (a menudo uno más que un múltiplo de cuatro, por ejemplo. (4 × 4) +1, (5 × 4) +1, etc. O un número primo, generalmente 17, 19 o 23) y por lo general tienen una cabeza compuesta por una cuenta fija (el llamado “sacerdote”), un escudo para separar los dos hilos y ayudar a que las cuentas fluyan libremente y una borla (o funda en griego).

Por lo general, la longitud de las cuentas de preocupación es de aproximadamente dos palmas de ancho. Los komboloi hechos a mano son los mejores para comprar en Grecia y sus precios pueden variar desde uno hasta 1.000 euros e incluso más.

Doromu es una tienda de regalos griega que tiene una variedad de piezas de komboloi hechas a mano y se envía a todo el mundo.

Cómo usar el komboloi

Hay varias usar de manejar el komboloi, pero generalmente se prefieren dos. La primero es un método silencioso para interiores, mientras que el otro es más ruidoso y es aceptable en lugares públicos.

El método silencioso más común es comenzar en un extremo del hilo o cadena, cerca del escudo y tirar del hilo hacia adelante usando el pulgar de esa mano y el lado del dedo índice hasta alcanzar una de las cuentas.

Luego, el cordón se inclina para que la cuenta caiga y golpee el escudo. Esto se repite hasta que se hayan inclinado todas las perlas y luego el usuario comience de nuevo.

El segundo y más ruidoso método consiste en dividir las cuentas en dos grupos. En un extremo está el escudo y un pequeño número de cuentas.

En el otro extremo están el resto de las cuentas. Donde los dos hilos están vacíos, ese espacio se coloca entre los dedos índice y medio. La mano debe estar en una posición en la que la palma mire hacia el torso.

Luego, el extremo detrás de la mano se balancea hacia arriba y hacia adelante para que golpee las otras cuentas, haciendo un ruido.

Luego, los hilos se vuelven a colocar en el espacio entre los dedos índice y medio sujetando los hilos entre el pulgar y el costado del dedo índice.

Esto se repite rítmicamente, creando un ruido de clic más fuerte que el método silencioso.

Otro método es sostener todas las cuentas de preocupación en una mano y rodarlas entre sí, creando sonidos suaves de clic.

Hasta hace algunas décadas, el komboloi, así como el begleri (cuentas a medias) solo eran utilizados por hombres.

Se desaprobaba a las mujeres que las usaban, especialmente en público, pero las cosas han cambiado y el komboloi se ha convertido en una especie de accesorio de moda muy popular entre ambos sexos.

El hecho de que el komboloi mantenga las manos ocupadas también se ha promocionado como una excelente manera de dejar de fumar.

En Nauplia también se puede encontrar el primer y único Museo Komboloi del mundo, establecido en 1998 por el Sr. y la Sra. Evangelinos, quienes deseaban difundir el conocimiento y la historia del komboloi tradicional griego en el museo de dos niveles.