Hermes, el Dios de los Ladrones en la Antigua Grecia


Hermes
Hermes en Delos. Crédito: Egisto Sani / CC BY-NC-SA 2.0

En la mitología de la antigua Grecia, Hermes es conocido como el heraldo de los dioses; está a cargo de proteger a los viajeros, así como a los ladrones, mentirosos, y también guía las almas al inframundo o al Hades. Por su gran astucia y perspicacia, es considerado el Dios de todos los ladrones.

Al principio, Hermes se le asociaba con el inframundo. En la antigua Grecia se le adoraba como «el dios del camino entre el mundo inferior y el superior»; esta posición se expandió gradualmente para incluir carreteras en general, y desde allí fronteras, viajeros, marineros y comercio también.

Un dios travieso desde su niñez

Hermes nació de Zeus y Maya, hija del titán Atlas y una de las Pléyades. Nació en el monte Cilene en Arcadia en una cueva. Sin embargo, algunas tradiciones dicen que su nacimiento fue en el propio Monte Olimpo.

En las primeras horas de su vida, de alguna manera escapó de su cuna, cruzó el campo y robó algunos de los bueyes de Apolo. En las obras de  Homero La Ilíada y  La Odisea , aunque no se menciona esta tradición, Hermes se caracteriza por ser un ladrón astuto.


Otras versiones sitúan el robo de bueyes en una época mucho más tardía en la vida del dios. Su astucia fue tal que para no dejar huellas y ser descubierto, Hermes se calzó las sandalias y condujo a los bueyes hasta Pylos, donde mató a dos y encerró al resto en una cueva.

El dios Apolo, gracias a su habilidad para profetizar, descubrió que el culpable del robo de su ganado era Hermes; luego fue a Cilene para acusarlo frente a Maya. Ella mostró al niño en su cuna al dios, pero Apolo llevó al niño a Zeus y exigió la devolución de su ganado. Hermes se negó, pero Zeus le ordenó que cumpliera con las demandas de Apolo.

Sin embargo, Hermes, al ver que sus declaraciones no eran creídas, llevó a Apolo al lugar donde había escondido los bueyes y luego regresó. Cuando Apolo escuchó los dulces sonidos de la lira de Hermes, estaba tan encantado que se quedó con los animales y más tarde, los dos dioses se hicieron amigos íntimos.

Apolo le dio a Hermes su vara de oro de pastor, enseñándole el arte de profetizar con dados, y Zeus lo convirtió en el heraldo de los dioses del inframundo.

Hermes y su papel como dios griego de los ladrones

La principal característica de Hermes en la mitología griega es el papel de heraldo o mensajero de los dioses. Fue mensajero cuando se requería elocuencia por su gran habilidad como orador, logrando la meta deseada; de ahí que las lenguas de los animales sacrificados sean sus ofrendas de él.

Hermes también era el dios de la prudencia y la habilidad en todas las relaciones de intercambio social. Es el dios del engaño, de lo incierto, de lo que pasa de un lugar a otro, por eso también fue responsable de llevar las almas de los muertos al más allá. Hermes siempre cometía actos de este tipo con cierta habilidad, destreza e incluso gracia.

Sus símbolos eran el gallo y la tortuga, y se le reconoce por su bolso, sus sandalias aladas, sus pétalos o sombrero de ala ancha y su bastón de heraldo.

En la adaptación romana de la religión griega, Hermes fue identificado con el dios romano Mercurio, quien, aunque heredado de los etruscos, desarrolló muchas características similares, como la de un patrón del comercio. En la interpretación griega de los dioses egipcios, lo compara con Thoth.

Vea las últimas noticias de Grecia y el mundo en Greekreporter.com . Comuníquese con nuestra sala de redacción para informar una actualización o enviar su historia, fotos y videos. Siga a GR en Google News y suscríbase aquí a nuestro correo electrónico diario.